GUILLERMO PEREYRA: “A RIVER LE VOY A ESTAR AGRADECIDO DE POR VIDA”

By
Updated: agosto 16, 2016

Surgido de las inferiores de River, y con basta experiencia en Primera División, Guillermo Pereyra es palabra autorizada para analizar el presente del millonario. El ex volante, que colaboró con la pretemporada de la reserva este último año, diálogo con Es Tiempo de River, y dejó varios conceptos para analizar y debatir.

Ligado a River desde lo afectivo, antes que nada, Pereyra contó lo que representa el millonario en su vida, “Voy a estar ligado a River de por vida, tengo un agradecimiento eterno a todo lo que me dio el club no solo como jugador, sino también como persona”, además, el ex volante contó que participa del equipo senior, pero que también se prepara para una nueva etapa, “Al fútbol senior voy muy de vez en cuando, porque estoy haciendo el curso de entrenador”.

En cuanto a su trabajo con River, el cordobés contó, “Este año tuvimos la posibilidad de colaborar con la pretemporada de la Reserva, gracias a la cercanía en lo afectivo que hay con el club. Tuve la suerte de poder devolverle  un poquito, para que los chicos tengan una buena preparación, y que sea a costo cero para el club”.

Por otro lado, Pereyra se refirió al proceso de formación de jugadores, e hizo hincapié en las diferencias que hay para con tiempos pasados, “Creo que no solo River tiene problemas con las inferiores, es algo a nivel AFA. Es una cuenta pendiente de los últimos años. Hasta hace unos años todos los equipos tenían un enganche o creador surgido de las inferiores, de mucho valor, y de mucho talento. En River quizás el último haya sido Manuel Lanzini”.

“River siempre se caracterizó por tener muy buenas inferiores para abastecer al primer equipo con grandísimos jugadores, pero es verdad que siguiendo el ritmo del resto de los equipos decayó bastante. Hoy cuesta encontrar un distinto, antes todos los años salía uno. Hoy el nivel es muy parejo, es complicado encontrar uno que tenga el salto de calidad. Hoy River quizás lo tiene con Andrade”, agregó ya metiéndose de lleno en la actualidad de River.

Además, el ex volante extendió su opinión sobre el arranque de la nueva joya de la cantera, “River es complicado, es muy exigente, el nivel que se requiere es altísimo, y por lo pronto Andrade lo está demostrando. Creo que Gallardo va a saber cuidarlo y llevarlo. Por suerte está rodeado de grandes jugadores que pueden llevar el equipo adelante, y hacer que Tomás pueda ir tomando protagonismo de a poco para demostrar el talento que tiene”.

“El salto de inferiores a la Reserva es importante, y de esta a la Primera, es mayor. Las obligaciones y las presiones son otras. Hay que ver como lo puede llevar Andrade. Hay que darle tiempo para que madure y que lo haga en un entorno positivo, que va a ser más fácil para un talentoso como él”, continuó Pereyra respecto de la aparición del zurdo.

Ganador de cuatro títulos con River, el oriundo de Río Cuarto brindó su parecer sobre el bajó en el rendimiento que sufrió el equipo luego de todo lo conseguido, “Yo creo que hubo una mezcla de muchos factores. El plantel sufrió mucho recambio, y costó encontrar a los jugadores adecuados en el corto plazo. Fueron muchas competiciones que son desgastantes en el plano físico y mental. Es normal que haya un bajón después de la exigencia que se vivió. Todo sumó para que no veamos el mejor River en el último año”.

Pero rápidamente dejó en claro que cree que en este semestre podrá volver a verse un River protagonista, “Creo que en este semestre, luego del parate que tuvieron los jugadores, con la posibilidad de recargar las pilas, sumada a la pretemporada realizada con el equipo bastante definido, podremos ver el River protagonista que vuelva a enamorar al hincha y pelear por cosas importantes”.

Por otro lado, el cordobés destacó la figura de Leonardo Ponzio dentró del plantel, y lo que representa para los demás el capitán millonario, “Otro jugador cuando se encuentra relegado baja los brazos, y Ponzio nunca lo hizo y demostró el estilo de profesional que es. Uno lo ve, y adentro de la cancha deja todo. A mí me encanta ver a Leo defendiendo la camiseta de River cada domingo de la forma que lo hace”.

Bien metido en las cuestiones tácticas, Pereyra se refirió a la implementación del doble cinco en River, y a la reticencia que todavía genera esto en el hincha, “En River quedaron muy calados en la historia jugadores como Merlo y Astrada, y es normal que la gente piense que todavía se puede jugar con un solo cinco. Pero a veces es difícil para un jugador cuidar todo el ancho de la cancha, en especial en un equipo como River que tiene la obligación de atacar en todo momento”.

A su vez, el ex volante recordó las oportunidades en las que le tocó jugar con ese esquema en River, “Pellegrini en su momento fue muy criticado cuando nos ponía de doble cinco a mí con Astrada, pero el fútbol cambio, y hoy en día ese esquema es importante para poder darle equilibrio al equipo y ser protagonista en el campo rival”.

“Yo jugué de las dos formas, y para mí era un lujo jugar solo en el medio, correr, rasparme y darle la pelota a jugadores como Aimar, D’Alessandro o Gallardo. Un doble cinco con dos jugadores recuperadores, perdés fluidez en el juego. Para mí era muy importante levantar la cabeza, y ver jugadores como Ortega para darle la pelota”, agregó el de Río Cuarto, dando cuentas de su predilección cuando todavía jugaba.

Luego añadió, “Todavía el hincha no se termina de acostumbrar a que el fútbol cambió y evolucionó. A Pellegrini se lo criticaba mucho por el doble cinco, pero la idea era recuperar la pelota rápido y en el campo rival. Con un solo cinco eso es muy complicado”.

Ya sobre el final, Pereyra habló sobre su futuro profesional, y su deseo de trabajar en River en el futuro, “Me estoy preparando y mi idea es dirigir Primera, pero nunca cierro puertas. Si el día de mañana tengo la oportunidad de dirigir a River, lo haría hasta en infantiles. El hecho de haber jugado no te garantiza nada, cruzar a la vereda de enfrente debe ser más difícil que jugar, y para eso me estoy preparando”.

Para cerrar, el ex volante habló del paso de su amigo Pablo Aimar por River en 2015, y reveló las sensaciones con las que se quedó el ex diez tras la experiencia vivida. “Por un lado Pablo se dio el lujo y la satisfacción de volver a pisar un Monumental lleno, y de llevarse una ovación merecida. Pero conociéndolo, se que con lo exigente que es, no haber podido estar al cien por ciento es una frustración y una espina que le va a quedar. Pero no tiene nada que reprocharse después de la carrera que hizo”, concluyó.

Escuchá la nota con Guillermo Pereyra: