SE ENCAMINA

By
Updated: septiembre 12, 2016

Cuando finalice el Torneo, a mediados del lejano pero tan cercano 2017, el Capítulo 2 de esta atrapante novela que tendrá como final feliz a River Campeón, estará escrito en negrita.

La travesía a la Docta terminó valiendo mucho más que los tres puntos obtenidos. El Más Campeón hizo pata ancha y fue torazo en rodeo ajeno, tan ajeno como lo hizo saber el Chateau hasta las tetas, con enfervorizados culiaos alentando a los narcotallarines -con ese aliento a ferné que solo se puede apreciar en el terruño del Pastor Bevilacqua- como si fuera la última vez…

El Más Grande comenzó apretado por un Taiere’ que presionaba como presiona el experimentado universitario a su noviecita secundaria pidiéndole la prueba de amor (?), pero de a poco empezó a hacer pie en el mediocampo, cuando el juego dejó de ser físico y empezó a pasar la Jalisco por Nachinho Fernández Rojas.

Si bien es cierto que el fútbol es una puja constante entre realidades y suposiciones, no debemos dejar de lado a las señales. Y vaya que ayer las hubo.

La prematura lesión de Miltonho Cascao desnudó (por enésima vez) lo desbalanceado del armado del Banco de Suplentes por parte del Míster. El ingreso de Mayada llevó a Moreira (factótum del ataque, por derecha, en las primeras presentaciones) a cambiar de banda y tener que jugar por la izquierda frente a un wing wing como Chicito Palacios. Y no solo que lo anuló en la marca, sino que con el resultado a favor, escaló por su (nuevo) andarivel -con la peligrosidad con la que un cuarentón se prende en un picado de Solteros vs Casados, luego de un asadazo con vino y doble postre, y sin certificado médico avalándolo- hasta llegar a estar a punto de convertir lo que hubiera sido el Gol de la Fecha…

El tanto de Mina (capaz de alterar los albirrojos corazones de las Millonadas Millonarias con una salida limpia apilando Tallarines, o pinchando la Tango luego de una trabada de aquellas) fue un sutil puntinazo hacia el horizonte, para agigantar la ilusión de poder formar, con una suma de buenos resultados como colchón protector, un buen equipo capaz de ganar jugando bien.

River se encamina. Batalla echa por tierra esa desgraciada frase que anuncia que la inseguridad es una sensación y termina sacando, a lo Fillol, la única que le llega (después de todo, eso es lo que se le pide para que pueda habitar el Arco más Grande del Mundo). Maidana es columna, D’ Alessandro es cerebro y Alario ( que no puede estar afuera NUNCA) es amenaza constante (aunque a veces parezca que lo dejan más solo que al Chino Tapia en el Día del Amigo).

Fue victoria en la difícil Córdoba, de donde no muchos van a volver con el traste sano, y fueron mucho más que los tres puntos que se vislumbran en la Tabla: fue la confirmación de que River se encamina para Volver a ganar Todo…

 

Para más publicaciones de @LocoReCuerdo, visitá su blog: unlocorecuerdo.blogspot.com.ar