SUPOSICIONES

By
Updated: agosto 24, 2016

¿Qué es el Fútbol? Dinámica de lo Impensado? Pasión de Multitudes? Un pibe que juega como el Beto Alonso? Un deporte en el que compiten once contra once, siempre ganan los alemanes y las marcas de las áreas y el offside se trastocan un par de metros de acuerdo a las conveniencias de los de la Ribera? El Fútbol es todo eso y mucho más.

Pero hoy prefiero ver al Fútbol como un interjuego entre Realidad y Suposiciones. Y de ese modo trataré de explicar qué veo de cara a la Final de la Recopa.

Pese a que el empate en cero parece dejar mejor posicionado a El Más Grande, y la localía supone una ventaja respecto del Once bogotano, que viene envalentonado por su triunfo en la tan intrascendente como apetitosa Copa Surugarcha Bank, la realidad y las suposiciones confluyen, interactuando en una espiral dialéctica que nada tendría que envidiarle al Idealismo Hegeliano (Pará pará pará!!! Vos me estás diciendo que estoy amortizando los apuntes de Sociología del CBC, como Fantino?).

Y es por esa Realidad y esas Suposiciones de las que te hablaba hace unas líneas que, sin dejar de lado la Historia y la grandeza de la Camiseta, yo plantearía el juego de este jueves de una manera muy distinta a la que, parece, pondrá en práctica Gallardo

Creo que la mejor manera de jugarle a Independiente de Santa Fe es atorando a su cerebro, el Pelado Pérez, quien replegado en posición de volante central atrasado, es capaz de disparar puñaladas en forma de pases cruzados a las espaldas de nuestros ofensivos laterales. Yo le encomendaría a Ponzio la misión de jugar un partido de uno vs uno contra el Pelado, para intentar anular el circuito de juego colombiano. Y rearmaría el medio, con dos volantes laterales capaces de formar sociedades por las orillas con los alfiles Moreira y Casco (pueden ser Mayada y Nacho Fernández) y un volante central que sea el encargado de dirigir el destino de nuestros avances con pelota (Claramente, el único que se puede calzar la pilcha de bastonero es el 22, que en realidad es el 10 con un dorsal extraño).

El cambio de disposición del mediocampo nos otorgaría una mayor solidez en el bloque defensivo, ya que los laterales no quedarían tan expuestos en retroceso y cuidaríamos los eventuales desaguisados tácticos del Rey Arturo ( quien, como buen central caribeño, es proclive, al menos en esta confluencia de Realidad-Suposición a desordenarse y generar huecos insalvables).

La falta de pimienta en ataque podría solucionarse poniendo desde el inicio a Alario (que no puede quedar afuera de ningún encuentro definitorio) y Larrondowski (quien, en el Reino de las Suposiciones, en caso de poder ponerse los botines sin ayuda, generará en 45 minutos más peligro que Driussi en todo el semestre).

Los partidos deben jugarse, reza el viejo axioma futbolero, y la verdad está en el verde césped, pero mientras más precauciones uno pueda tomar, más achica el margen de error. Y no hablo de precauciones como un eufemismo de juego defensivo, sino como una manera de llevar el juego al terreno que nos conviene.

Yo plantearía un partido como el de la Semifinal de Ida de la Sudamericana del 2014, cuando Gallardo le ganó de vivo al Asco Arrugarrena, y los jugadores de River, multiplicándose en cada metro cuadrado de pasto, jugaron una verdadera Final. Lo iría a buscar desde la prepotencia física, contando con el marco favorable que otorgará un Monumental repleto de Gente y de Gloria, y tratando de no desaprovechar ninguna situación favorable que la Noche de Recopa nos presente.

En fin… Realidad, Suposiciones, el partido empieza a jugarse en nuestras cabezas y la ansiedad le empieza a dejar lugar a los nervios (que aparecen disfrazados de expectativas).

El Más Campeón nos regala otra noche de Copa, para que bebamos de a sorbos el elixir de la victoria…

 

Para más publicaciones de nuestro amigo @LocoReCuerdo pueden visitar su Blog: unlocorecuerdo.blogspot.com.ar/